LaTribu Online LaTribu Online HD LaTribu Online SD

extensión del monopolio sobre fonogramas

ORGANIZACIONES SOCIALES PIDEN A DIPUTADOS/AS

001miscelaneas.jpg Un grupo de organizaciones sociales vinculadas al campo de la cultura libre y el dominio público entregó una carta a las y los diputados nacionales para discutir el proyecto girado desde el senado, bajo el número S3030/09 que propone la extensión del monopolio sobre fonogramas de 50 a 70 años.

Patricio Lorente, Presidente de Wikimedia Argentina, dijo que “es una lástima que se legisle este tipo de extensiones sin discutir los impactos que esto tiene sobre nuestro acervo cultural. Quienes construimos voluntariamente proyectos tales como la famosa enciclopedia libre Wikipedia, tendremos ahora una dificultad extra no sólo por la reducción de los materiales disponibles para los proyectos sino porque buena parte de los trabajos en dominio público que ya forman parte de proyectos libres como Wikimedia Commons, volverán al dominio privado y dejarán de estar disponibles en la red”. “Primero nos tomamos el trabajo de ponerlos a disposición pública y ahora tendremos que trabajar para retirarlos” agregó el wikipedista.

“Subyace a este proyecto la idea de que el dominio público es tierra de nadie” explica Beatriz Busaniche, de la Fundación Vía Libre, y agrega que “esto es una idea totalmente errada: el dominio público es nuestro acervo cultural, el espacio donde ya nadie puede impedir a otros el acceso a la cultura, independientemente de que se pueda pagar o no por ella”.

“Hay quienes confunden el dominio público con el olvido de los autores. Nada más alejado de la realidad. Los derechos morales sobre las obras son para siempre y no existe mejor manera de preservarlos que haciéndolos populares y accesibles a todas las personas, no sólo aquellas que pueden pagarle a los herederos de los autores, los derechos de reproducción” expuso Román Gelbort, presidente de la Asociación Civil Gleducar.

El colectivo La Tribu también participa de esta acción. Desde la Radio ubicada en la calle Lambaré, enfatizan que“este proyecto que pasó sorprendentemente rápido por todos los canales legislativos merece como mínimo un poco más de discusión, ya que se trata de un proceso privatizador sobre lo que es nuestro espacio cultural común”.

Con este proyecto, los legisladores argentinos van a contramano de compromisos asumidos por el país en foros internacionales como la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información, en cuyos principios se rescata que “Un dominio público rico es un factor esencial del crecimiento de la Sociedad de la Información, ya que genera ventajas múltiples tales como un público instruido, nuevos empleos, innovación, oportunidades comerciales y el avance de las ciencias. La información del dominio público debe ser fácilmente accesible en apoyo de la Sociedad de la Información, y debe estar protegida de toda apropiación indebida .”

Matías Lennie, músico de RedPanal, un proyecto de construcción colaborativa de música libre, remarca justamente el efecto retrógrado de esta iniciativa desde el mismo campo de la música. “Deberíamos pensar cómo fortalecer la cultura popular y hacer que las nuevas generaciones se empapen de la riqueza de nuestra sonoridad argentina y latinoamericana. Este proyecto es retardatario, porque va en contra de eso” explica el músico. “Existe una función social de la música que la transforma en un bien no factible de ser apropiado por unos pocos, confundir el lobby de la industria discográfica con mecanismos de fomento de la cultura es un problema, ya que en la era digital, existen innumerables esquemas superadores que deberíamos explorar y fomentar”.

El proyecto de Ley S3030/09 se aprobó sobre tablas en el Senado hace muy pocos días. La perspectiva es que se apruebe, también en un trámite rápido y sin discusión pública alguna en la sesión del miércoles 25 de noviembre en Diputados.

Es seguro que esta ley no nos dará más obras de Mercedes Sosa pero si hará que miles de argentinos pierdan la posibilidad de gozar de su arte. Habrá que esperar 20 años más para distribuir libremente algunas grabaciones de quien se dijo a si misma “mi meta es cantar para la gente del pueblo” , dice la carta entregada a las y los diputados nacionales por este grupo de organizaciones que defienden el derecho humano a “tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.”

La carta enviada por las organizaciones está disponible acá.

Las organizaciones firmantes son: Fundación Vía Libre – Colectivo La Tribu – Asociación Civil Gleducar – Wikimedia Argentina – Gcoop, Cooperativa de Trabajo en Software Libre – RedPanal – Buenos Aires Libre (BAL), – Cooperativa de Trabajo en Tecnologías de la Información y el Conocimiento (COTTIC) – Código Sur.